Proceso de Elaboración

El proceso de elaboración de la anchoa comienza con la compra del bocarte del Cantábrico en la Costera de Primavera. Una vez en la fábrica, la pesca se sala y se mete en salmuera, de la que se extrae al día siguiente para proceder con el descabezado y eviscerado.

Se inicia el proceso de maduración almacenando la pesca en barriles en los que se van colocando por capas los bocartes y la sal. Encima se coloca peso de aproximadamente 75 kg para el prensado y se mantiene en cámaras frigoríficas a 8º C. En caso de querer adelantar el proceso de maduración se mantiene a temperatura ambiente, fuera de cámara. Permanecerá en los barriles alrededor de 6-8 meses, durante los cuales se va quitando peso a medida que pasa el tiempo, hasta conseguir el color y aroma apropiados.

Una vez terminado el proceso de maduración comienza el de elaboración.
El procedimiento tradicional de elaboración consiste en sobar el bocarte uno a uno para quitar la piel, lavar y recortar para limpiarlo y seguidamente se coloca ordenado en trapos, se envuelven formando un rollo y se exprimen para secarlos.

Ya en la mesa de trabajo una vez limpio y seco, el bocarte se abre por la mitad separando los dos filetes y quitando la espina central. Se limpia de espinas, se perfecciona el acabado de limpieza de piel y se mete cada filete en los diferentes envases dependiendo del tamaño. Como cobertura se le añade el aceite y se cierra el envase en las máquinas cerradoras.
Finalmente se lava el exterior del envase y se realiza el etiquetado.